Skip to content

Blanquear dientes con bicarbonato

Cómo blanquear los dientes con bicarbonato

Bicarbonato

(también conocido como bicarbonato de sodio) es un abrasivo suave que elimina efectivamente de los dientes las manchas causadas por el té, el café, los cigarrillos, etc. Aquí usted encontrará la forma de usarlo.

Blanquear los dientes con bicarbonato

Mezcla el bicarbonato de sodio con agua o limón (ambos servirán). En una taza pequeña, mezcla media cucharadita de bicarbonato de sodio con unas gotas de agua o limón. Puedes aplicarte la pasta en los dientes con un cepillo de dientes o tan solo tus dedos. Si quieres eliminar una mancha considerable, es recomendable que apliques la pasta directamente sobre la mancha y deja reposar aproximadamente por 2 minutos. Así mismo modo que lavar los platos, algunas manchas requerirán que restriegues un poco más. También puede suceder lo mismo con la mancha en tus dientes; utilice un cepillo dental o tus uñas para retirar ese último pedazo de barro.

Para obtener un mejor resultado, puedes secar la superficie del diente con una gasa antes de aplicar la pasta. Si desea obtener un efecto blanqueador general, remoja tu cepillo en la taza para cubrir las cerdas con la pasta de bicarbonato de sodio, y comience a limpiar.

También puedes sumergir tu cepillo de dientes humedecido directamente sobre el bicarbonato, y el polvo se adherirá a las cerdas. Sin embargo, el sabor del bicarbonato será muy fuerte si utilizas este método. Cepille sus dientes por uno o dos minutos. Cepíllate los dientes como lo harías normalmente, pasando el cepillo por todas las grietas y hendiduras. Asegúrate de no cepillarlos de lado a lado ya que este movimiento es perjudicial para los dientes, solo debe hacerse de arriba  hacia abajo. Debes usar un cepillado dental suave y cepillar con poca fuerza.

Ten en cuenta que el sabor del bicarbonato no fue nada agradable!

Enjuágate. Escupe el bicarbonato de sodio y enjuague la boca con agua o enjuague bucal. También limpia bien tu cepillo. Repítelo una vez cada dos días. Deberás repetir el proceso de lavado tus dientes con bicarbonato de sodio cada dos días durante una o dos semanas. Notarás una pequeña diferencia en la blancura de sus dientes después de varios días, y una diferencia significativa después de varias semanas.

Después de cepillar tus dientes con bicarbonato de sodio cada dos días durante un par de semanas, debes bajar la frecuencia y hacerlo con sólo una o dos veces por semana. Esto se debe a que si se utiliza el bicarbonato con demasiada frecuencia, las propiedades las partículas abrasivas pueden dañar el esmalte de tus dientes. Tenga en cuenta que no debes reemplazar tu crema dental por bicarbonato de sodio. Esto se debe a que la pasta de dientes contiene flúor, que ayuda a fortalecer los dientes y prevenir las caries, los residuos de placa, la enfermedad de las encías y le ayuda a mantener el aliento fresco.

Antes de iniciar el blanqueado con la ayuda de bicarbonato de sodio, consulta con el dentista si los dientes son lo suficientemente saludables para hacerlo. Algunos pacientes pueden tener defectos en la mineralización del esmalte, lo que contraindica este tratamiento ya que se aumenta el efecto abrasivo.